viernes, 4 de marzo de 2016

Mi vida sin vosotras

 En poco más de un año, he perdido a varias mujeres importantes en mi vida; de esas que te enseñan cosas y te valoran, te quieren y no te piden nada, porque para ellas lo natural es entregarse a los demás...y con cada una de esas partidas, me siento más preparada para cuando llegue mi momento.
Así como la tememos cuando en la infancia nos hacemos conscientes de que la muerte llegará , en esta etapa, puedo casi asegurar que no me asusta en absoluto.

 Es el mejor de vuestros regalos, ser capaz de disfrutar de las pequeñas cosas y levantarme cada vez que me caigo o me tiran al suelo.
Sin vosotras, me he dado cuenta de la suerte que he tenido de encontraros.

 Esta entrada va dedicada sobre todo a Mª Jesús, pero también a Ana, Cruz, Marisa y Guadalupe, todas ellas tenían una gran personalidad y eso no desaparece nunca.

El blog de Mª Jesús y una carta escrita para ella:

http://paradeladecoles.blogspot.com.es/

A todas las enfermeras y maestras del mundo

25.02.2016 | 04:55
Este no es un texto de agradecimiento. No es uno de esos momentos de tu vida en los que la emoción te impide hablar de un modo que solo negro sobre blanco se vuelve inteligible. Es, o más bien intenta ser, un conjunto de letras que, por muy poco que signifiquen para algunos, lleguen a hacerte sentir a ti, que haces que cada día cuente, literalmente.
La muerte -¿por qué escapar de esta palabra que nos provoca las sensaciones más intensas?- se ha aproximado a mí en varias ocasiones. La primera, una burbuja llamada niñez; la segunda, una falsa anestesia llamada vejez, han suavizado, amortiguado en la medida de lo posible sus efectos.
Esta vez habéis sido vosotras. Me habéis enseñado que la muerte no se suaviza ni amortigua. Se aprende de ella, como buena maestra que es, en cada una de sus lecciones.
Esta mañana me ha dado un consejo: "Hazlo bien o mal, pero hazlo". Eso intento: trasladaros que os quiere. Por cada caricia, por cada sonrisa, por cada beso. Por cada verdad. Porque vuestra sensibilidad y ternura es la mayor muestra palpable -que no cuantificable- de amor.
Nos habéis comentado en varias ocasiones que no es habitual semejante demostración de coraje, lucidez, satisfacción. Solo la suma de tantos años de generosidad y dulzura, de tantas vidas bajo una misma piel, pueden vestir a la conciencia de coraje, al orgullo de lucidez y a la tristeza de satisfacción.
Como sabéis, se ha dedicado siempre a la enseñanza. A la que se da bajo techos de institutos y sobre todo a la otra. A la que te demuestra cómo afrontar un cáncer. Cómo dar una lección magistral de principios, cómo tomar en paz la decisión más complicada de su vida para, una vez más, hacer menos difícil la de los demás.
Estamos felices, porque tal y como acostumbraba a los treinta segundos os tenía conquistadas. Al igual que cualquier ser que tenía la suerte de cruzarse en su camino. Y eso será parte de lo que la convierta en permanente. No en una huella, sino en una constante a seguir.
Ten por seguro que nuestros nietos tomarán sus decisiones valorando qué habrías hecho en su lugar.
Ten por seguro que seguirán ese proverbio al pie de la letra. El que dice que si me enseñas, recuerdo; si me involucras, aprendo.
Te querremos.
Dedicado al personal de paliativos del Hospital de Ourense y a todas y cada una de las maestras, independientemente del uniforme que vistan cada día.

10 comentarios:

  1. Ohh TriniKi que duro es perder a las personas que queremos...pero hay que seguir adelante y disfrutar al máximo del tiempo que estamos aquí...porque saber nadie sabe el que será...así que mucho animo y a seguir enseñándonos cosas durante muuuucho tiempo..
    BiKos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, María; desde luego, pienso disfrutar mis momentos cuanto pueda y con la gente que los quiera compartir, entre ellas, tú, guapa. Un biquiño.

      Eliminar
  2. Es lo que sentí la primera vez que esos caminos afortunados te llevan a sitios sorprendentes. Descubrí su blog y quedé atrapada por su inigualable personalidad...!
    Como bien dice Víctor, te querremos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y seguro que deseaste estar sentada a la mesa durante una de sus muchas reuniones familiares y tener un frutal con tu nombre en su huerta. Cosas como esa dicen mucho de una persona...

      Eliminar
  3. Que bonito Triniki, hay personas que dejan tanta huella....
    Besos Paqui

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es verdad...entre tanta maldad, esas personas son las que hacen que sigas viendo la parte buena de la vida, que falta hace en tiempos tan revueltos...

      Eliminar
  4. Sí es muy duro perder a personas que nos aportan tanto a lo largo de nuestra vida. Esto se supera con mucha fe y sabiendo que nunca se marchan de nuestras vidas, que siguen con nosotros aunque no los veamos. Incluso hablas con ellos y te contestan, a veces los sueños son tan reales... que parece que no se han ido.
    Un beso muy grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Fabiola, un besiño, guapa.

      Eliminar
  5. OOooh Trini !!!! no sabía que estabas tan triste !!! ánimo chuliña , quédate con que has tenido en tu vida a una grandísima persona , mucho besiños guapa !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Marcita...sí que es triste ir perdiendo a los tuyos, algunas cosas y sitios no vuelven a ser lo mismo, pero los buenos recuerdos siempre estan ahí...un biquiño

      Eliminar